Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2013

Obsesión (no sos vos)

Hablo todo el tiempo
Hablo con vos
Con vos todo el tiempo
Todo hablo con vos
El tiempo con vos
Todo con vos
Hablo el tiempo

Siempre te deseé
Sos mi deseo
Sos mía
No sos mujer
Sos mía
Sos mi deseo mujer
En mí te deseo
El hombre que soy
La mujer que quiero

Fracaso y vuelvo a intentar
Fracasar y de vuelta intento
Me enfrasco y veo
Te veo y a vos
Te intento y me vuelvo a enfrascar
Fracasas y te enfrasco de vuelta

¿Qué tengo?
Me tengo
Tengo que tenerte
o no me tendré
Me tengo en vos
¿Qué te tengo?
Tengo que tenerme
Tengo que darme
A vos y a ver
¿Qué sos?

¿Dónde estás?
Donde esté estás
Fuera de mí
Ahí
Donde sea que esté
A un lado
Al lado
En todos lados
Donde sea
Todo con vos

Nevermore

Y soy tan cruel de engañarme y creer que estás dando todo de vos para mí cuando lo que yo recibo es lo que sobra de tu vida.
Tal vez tengas ánimos de contradecir mis palabras pero no existe en vos la convicción para decirme que no me das de comer sobras.

Sos la elegida.
Sos la elegida para entrar en mí y destruirme.
Dudo que se juegue algo de vos en tal empresa, no creo que corra riesgo tu integridad en lo más mínimo.
Estoy haciendo lo mismo que hice siempre.
Te estoy pidiendo que tengas el coraje que yo no tengo.

Paneo

Juliana
Yésica
Sofía
Natalia
Solange
Yamila
Lara
Aixa
Clara
Diana
Gisele
Isabela
Mariana
Camila
Agustina
Emilia
Romina
Y VOS OTRA VEZ Y LA PUTA MADRE QUE NO TE FUISTE DE MI VIDA Y YA VOLVISTE

A los nombres en negrita les dediqué textos, con ellos conjugué mi fantasía en palabras
Por los nombres en itálica fui capaz de ir hasta el fin del mundo, o sea, estuve dispuesto a todo
Tuve tiempos en que quise creer que había alguna magia en los nombres
En otras ocasiones quise descartar todo ese misticismo pelotudo
Ahora observo que nunca se repitió un nombre de valor

El factor común entre todas ellas es que soy un egoísta de mierda
Entiendo que no se diera nada cuando nada se daba
Entiendo que no funcionara lo que se daba cuando algo se daba

Soy perverso, soy forro, ya tengo claro lo que hago
Primero me fascino, admiro, soy devoto
Luego quiero invertir los lugares
Quiero fascinar a quien me fascinó
Quiero que me admire quien yo admiré
Quiero la devoción de quienes no me pidieron nada y yo quise darles todo

No puedo comparar…

Jeremías

¿Cuántas veces ya?
Las calles hinchan mis pies Mi mente rompe los huesos La gente me ve
No quise destacar pero pedí compañía Hablé en voz alta y los aturdí Ya nada conozco conozco la soledad Ya nada hago rechazo a los demás
Mi mente se observa observarse se juzga juzgar que se juzga He sido mi única compañía hace tiempo que me abandoné
No quise y no quiero dar poder a las palabras Pero mi cuerpo no tiene átomos tiene letras Mi nombre es Jeremías
Mis pies son de barro Mis manos de papel No pinto mi cara ni animo fiestas Soy el que tiene que ser
Quiero sentirme el centro y no paro de orbitar me acerco de espaldas y me alejo con lágrimas Tengo los ojos secos yo no sé llorar pero no me pienso resignar No te quiero nombrar más por hoy hacé lo que quieras con mi dolor

3- por dónde andan las moscas?

- ¡¿Cómo que tenemos que volver?! -grita Sebastián incapaz de procesar lo que ese hombre de acero les comunica. - Ocurrió algo que no era mi intención en mi última visita -explica ese hombre-. Tal vez recuerden... - No -interrumpe Damián incrédulo-, vos no podés ser... ¡Ese monstruo debía de medir veinte metros! - Tal vez haga falta que me acompañen -concluye. Todos se echaron hacia atrás, Rodrigo se levantó del suelo y se tambaleo buscando alejarse. Le protestaron, todos gritando sin orden ni concierto. Se les cruzaba por la cabeza la imagen de aquella inmensa silueta atrapada por un látigo en llamas. El mismo látigo estaba ahora enrollado en una de las manos de metal pero fue la mano libre la que se alzó. El movimiento no era acompañado por su cabeza sin ojos ni cuencas, la palma pasó frente a todos ellos que seguían trastabillando buscando huirle. Los muchachos querían darse la vuelta y huir pero temían quitarle la vista de encima al hombre que hacía esos movimientos suaves y firm…

Fin eterno

Imagen
Caminás a mi lado
Abrís la puerta Entramos en tu hogar Te sentás y esperás que hable Hablo y no me entiendo Hablo más y me entiendo menos Me mirás y te recostás Ya no me mirás ¿Me escuchás? ¿Yo sigo hablando? No me oigo Las palabras están en mi garganta Aprietan, me atraganto Estás recostada en el suelo Me paro, mis pies a tus lados Te odio Te lo digo a los ojos "te odio" "Odiame" respondés distante Me inclino "¡Te odio!" repito con fuerza "Odiame" exclamás Tus ojos llenos de lágrimas En vez de pronunciarme, trago Me atraganto Una gota moja tu piel "Vení y odiame" Aprieto los dientes Tiemblo No puedo separarlos "Vení y odiame" Te imagino con gesto desafiante No quiero verte llorando Y decís una vez más "¡Odiame! y basta"

2- Una Silueta que se arrastra en las Noches

... - Ey, despertate, paparulo -dice Manuel zarandeando a Rodrigo. - Uy boludo ¡no sabés lo que soñé! -las palabras de Rodrigo salen masticadas mientras se estira-. Soñé que me casaba con Sofía y ganaba la lotería. - Cuánto me alegro, cuánto me alegro -responde Sebastián cruzado de brazos y dando la espalda a todos. Por ahí cerca unas moscas se arremolinaban, habían llamado la atención de esos cuatro amigos pero poco podían hacer al respecto. Era fácil ignorar ese extraño comportamiento cuando lo más preocupante era el hambre. Llevaban semanas alejándose de la ciudad, caminando hacia el oeste. Rara vez encontraban comida y era cada vez más raro encontrarla en buen estado. Esa vez habían parado en una iglesia, Damián confiaba en la estructura edilicia del santuario y garantizaba que no podía pasarles nada. Los demás no estaban muy convencidos y dormían por turnos. Sebastián miraba a través del hueco en que había habido hace mucho tiempo hermosas figuras de vidrios de colores. Los demás…

1- La Respuesta a tantas Plegarias

En el bar de la esquina, se juntaron Manuel, Damián y Sebastián. Una mosca se acomodó en la lámpara que colgaba sobre sus cabezas. Se juntaron alrededor de las seis y vieron llegar a Rodrigo un rato después. La lluvia caía sobre la mugre de la puerta de vidrio. Rodrigo traía un papelito blanco entre sus dedos y lo miraba con pena. Detrás de la barra, un empleado buscaba hacer contacto visual con el recién llegado. "¡Mozo!" gritó Sebastián, pero a nadie molestó porque a esa hora eran los únicos en la esquina un lunes. Bueno, al pibe de atrás de la barra sí jodió un poco. Que le traigan un vaso más para el recién llegado. - ¿Qué hacé', Rueda? -saluda el pibe mozo a Rodrigo, con una mano en su espalda y un beso en la mejilla. Ninguna de las varias veces que Rodrigo abrió la boca, emitió sonido alguno. - Mal ¿no ves que está mal? -responde Sebastián en su lugar. El pibe mozo dejó el vaso adicional en la mesa con un golpecito seco. Al retraer la mano, de camino surtió un sop…

Having and giving and sharing and receiving

Cruel cruel el amor, vil tirano Porque queremos compartir el amor que sentimos por otro y no podemos. Tampoco puede el otro compartir el amor que siente por nosotros. Por eso el amor explota dentro de nosotros. Explota como explota el núcleo del sol a cada instante. La amo y quiero que me ame como yo a ella, pero nunca dos amores son iguales ni en las mejores o más estables parejas. Lo que podamos compartir será lo que vivamos juntos, lo que hagamos juntos. Mates, películas, momentos en la plaza, cruces casuales, miradas, las voces que viajan de la boca de uno al oído del otro. Si pudiera entender esto, no me dolería que ella ame a otro. Porque es el tiempo que ella disfruta conmigo, el tiempo que compartimos, lo verdaderamente valioso.

Uno y mismo

Es cruel ver el espejo y recordar
Recortar tu imagen y montarla en una foto vieja

¿Por qué no podía abrir la puerta?
Cierto que la llave no entraba
¿Era la llave correcta? Nunca lo supe

Es cruel ser un gastado celuloide
Repetir la misma película y preguntarse

¿Por qué no pude visitar estos lugares antes?
No había acceso
¿Que lucha peleé? Me quedé tirado todo este tiempo



Hoy sé quién soy más que nunca
Pero no sé qué estoy haciendo
No quiero dejar gente tirada en sus fantasías
Espero que tengan la fuerza que yo no tuve
No esperaré que me perdonen

Por nada del mundo me perdonen

Eterna opacidad de una mente atiborrada

Desesperadamente saboteé mi vida entera. Cargo culpas inexplicables, cargo culpas innombrables, cargo culpas que no sé dónde tirar. Fracasé una vez y saboteé mis paredes, ahora entiendo cómo son marcas de fuego en mis ojos. Quiero pintar mi pieza pero no. Quiero irme de acá, quiero irme lejos. Pero no quiero dejar la mujer que está acá. Pero se irá y la perderé por esperarla. Mientras me siguen pesando las cosas que no son cosas en mi pieza ni en la casa, son las cosas en mi cabeza y cómo pesan. No tengo forma de lavarme el cerebro, quitar todo de ahí dentro. Quiero lobotomizarme, quiero una lobotomía, quiero sacarme todo o mejor volver a nacer. Todos estaríamos encantados de volver a nacer, seguros de que haremos todo mejor. Sin embargo nuestros deseos se han formado en esos errores y no valdría lo que valoramos esa vida que deseamos. Es melancolía, la dulce tristeza que recurrimos, la pretensión de lo imposible, verdaderamente imposible. Quiero tener acá delante mío a todos los que…

Quiero...

Que te estremezca el tacto de mis dedos
Que tu piel recorra mis yemas, cada lunar
Que me busques en tus párpados
Que me pidas que vuelva cada vez que me alejo
Que dibujes esa delgada curva en tu cara cuando me acerco
Que apoyes tu frente en mis cachetes
Que pienses que pienso en vos y te guste
Que ya no resistas la tentación de agarrar mis brazos y hacer que te rodeen
Que arruines los momentos monótonos con alguna estupidez
Que atiborres mis tímpanos con delirios vestidos de tu voz
Que cuentes con que seré tu apoyo siempre
Que me encuentres en todos los chicos que se te acerquen
Que no te quede alternativa que volver a mí

Que yo lo siento todo y no lo puedo evitar
Que temo perderte y algún día te perderé
Que las manos de otro te van a llevar y nunca más te voy a poder ver

El Amor a un Ángel

Dice que le gusta dormir. No dormir por no hacer nada, como una escapada al mundo activo, no, eso no le gusta. Dice que le gusta dormir acompañada. Será que le gusta el sueño colectivo. Sí, colectivo, debe ser eso de subirse al bondi de los sueños, el único en el que más gusta viajar parado que ser el único pasajero.

Otra

Soy dos, soy el que coje y asquea al melancólico de mierda, a ese romanticón pelotudo.
De mí no se deshace así nomás
Que se vaya a pelar cebollas a otra parte
Que se pegue un tiro en la cabeza pero que me deje las pelotas tranquilas
Yo lo tengo que extirpar a ese
A ver si me deja vivir tranquilo
No puedo andar mostrando su cara a cada mina que le pinte coger
Es asexual el muy forro
De golpe yo tengo que dejar de garchar
con la de minas que hay pidiendolo a gritos
porque el muy pelotudito quiere honrar a una mina
¡que ni pelota le da!
Es el colmo
Ya le voy a hacer un harakiri con la espadita que se compró

Una melancolía

Cómo pesa el corazón pesan las tripas Los huesos son absurdos el cuerpo innecesario inútil

Octavarium

Si me muevo más que nunca
¿Por qué siento que repito los mismos lugares?