Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2014
Hojas en blanco, cintas desbordando de estática
Grabo mi voz y me oigo decir
Digo que digo que me oigo decir
Así lleno las hojas en blanco y las vuelvo a mirar
Y son hojas en blanco porque eso adquirí
Y solamente son hojas en blanco
La tinta no se desprende de la bolilla
La birome no sangra sobre mis dedos
Mis pensamientos no tejen mis palabras
Mis palabras me arrastran por calles y me llevan a vos
A vos te voy a ver mañana y pasado
A vos te voy a ver un domingo por cada mes que pase
Y me vas a ver y no vas a ver que me ves pero ahí estoy
Y te voy a ver no verme y voy a saber que no estoy ahí para vos
Seguramente estará mi presencia esperando otra presencia
O quizás ese cuerpo espere impaciente subir al escenario
Donde un micrófono no grabará pero amplificará
Palabras vacías de contenido y repletas de carencia
Donde todos verán un cuerpo y dirán "¿quién tiró la cascara ahí?"
Sostendré papeles reales o virtuales y leeré
Pasearé mis ojos por letras que fueron teclas o reminisc…

Sombras y sombras

Larga noche oscura
Llena de bombas y cuerpos caídos
La noche de todos los santos
La noche de las brujas y los muertos
Es cada noche

Las luces apagan
La música ensordece
La oscuridad camina por los cuerpos
Los rincones son los últimos refugios
Los últimos rastros de vida que agoniza

Los restos de vida se consumen
Los cuerpos se confunden
Dos niñitos chocan palmas
Una pareja se revuelca en la mugre que exuda
Un juego de canicas, dos negras, dos blancas


La noche se hace más oscura
Conforme pasan las horas
Solo hasta la irrupción abrupta del sol
Donde la noche es más profunda

Las luces se encienden
Las puertas se abren
La noche acabó
Esta mañana será otro día

Espíritu

El ruido aumentaba. Mi alma habitualmente perturbada continuaba fiel a sí misma. En un rincón del ambiente, donde las luces no coinciden con los sonidos que no vibran la fibra, mi cuerpo lejos de mí observaba con actuada indiferencia. Imposible, comprobé, ser indiferente a lo que no se comprende. Y no lograba yo (¿quién más?) comprender la incidencia de los sonidos en esos cuerpos, el parpadeo discordante de luces en esas almas. Pero algo de cada cosa había en ellos que no podía yo observar también en mí. Sí aprecié, aunque seguidamente dispuse mis herramientas para negar, cómo los movimientos de los cuerpos afectaban mi deseo, cómo la respuesta a los estímulos ambientales (indiferentes estos a mí) la respuesta, decía, generaba una insoportable diferencia. Era magnética la atracción, no podía fijar mi atención en nada más, no podía desviar, apartar mi atención de esa respuesta, esa reacción inaudita, inadmisible. Luces opacas que mueren en medio del aire, golpes arrítmicos y frases…

Fantastic!

Imagen
Mis puños siempre tensos
Tu cuerpo siempre abierto
La espalda me miraba
El pecho se me hundía
Poder me dabas
Yo vergüenza arrastraba
Mi carne inflamada
Mi piel leprosa
Tus dedos me recorrían
Tus besos me convencían
Que yo podía ser seda
Pero yo “ya lo sé”
Era tu tacto, era tu mirada
Me hiciste de trapo
Mi piel fue seda por tu tacto
Querías que así fuera
Querías entregarte a un ser de luz
Pero te sedujo esto aquí
¿Una mentira? ¿Una falsa promesa?
O te entregabas misericordiosa
O la oscuridad cautivo algo de vos
¿Pero cómo permitirlo?
¿Cómo no ceder a ese juego de palabras andante?
Así yacían tus huesos
sobre mis brutos brazos
Te desarmabas sobre mí
Yo te amo pero no quería
Amé amarte pero no quería
Y sé que igualmente ocurrió
Lastimé tus alas plegadas
Siento el polvo en mis dedos
Yo sigo y seguiré con mi andar pesado
Mis ojos seguirán babeando fantasía
Con una red al hombro y un machete en mano
Degollando duendes y cazando hadas
Volviendo a casa con las manos vacías
A la cueva de las memorias corruptas
Al abrigo del recue…

La noche en que yo

Retumban las paredes
¿Hay alguien ahí?
Quién hace esos ruidos
Se arrastra del otro lado
Las paredes son de yeso
Mis dedos sobre el papel
Toda mi carne vibra
Mis dedos están quietos
¿Quién está del otro lado?
La puerta corrediza
se tuerce sobre su guía
Tuc, a un lado, tuk, al otro
Hay aire, hay viento
Alguna ventana abierta
¿Alguien entró?
Siento la vibración, el temblor
Son paredes que hablan
Anuncian una presencia
Temo que me tomen por sorpresa
¿No hay nada que pueda hacer?
Tirar el yeso a mazazos violentos
Pero la pared está impasible
La pared es indiferente a mi terror
No suenan las baldosas
pero oigo una respiración
Agitado respiro
No hay respiro
Agitado
Ansioso de dar caza
Ansiedad
¿Está quieto ahora?
No, aún suena, aún reverbera
¿Quién es? ¿Dónde está?
Mis palmas sobre la delgada pared
No siento nada en la piel
Sé que está ahí
tiene que estar ahí
Si no…
El aire es pesado
Se está acabando
Ya entiendo, no hay nadie afuera
Alguien se está bebiendo mi aire
Está conmigo, aquí
¿Para que me levanté?
¿Por qué estoy de pie?
No pued…

Arte de parecer

Para escribir este poema
tuve que leer mucha poesía
incluso atender las reminiscencias de mi vida

Para dedicarte este texto
fue necesario recordar lo vivido
y cada lugar visitado

Para crear estos versos
tuve que remitirme a otros planetas
en cuyo cielo como césped algo creciera

Para todo esto elucubraba yo
¿…cuál sería el efecto?

No atendía a mis lecturas
preocupado estuve por escribir
antes de que te fueras

Poco orden y ningún concierto
mientras se me ocurrían posibles versos
tenían mis recuerdos

¡Y cómo se parecería al pasto
algo que porfiaba crecer en el cielo!

Por eso decidí que no
y no escribí este poema