Espera

You cursed me with the most tormenting sickness that ever haunted humanity ...hope

La noche, ese inevitable lugar común, me envuelve a la vez que se abre ante mí. Vos te despedís animadamente y desaparecés. Tu imagen no se aparta de mi retina. Yo prefiero caminar a casa. Miro al cielo, la ciudad me tapa las estrellas. Te extrañé durante años y te olvidé otro tanto y acá estás de nuevo, aún tan distante pero nuevamente gravada en mi retina.
Podría bailar toda la noche con vos, aunque no sé mover los pies. Tu fantasma me sonríe, me toma de las manos desafiante y me lleva. Nadie nos mira, los postigos están cerrados, la gente duerme sin soñar. Giramos y saltamos, nos lanzamos y nos juntamos y me encerrás en tu abrazo. La bruma de tu fantasma me rodea y yo espero que comience a materializarse.
Y ya no estás. Por un momento estoy a punto de desplomarme al suelo. Pero mis piernas recuerdan los largos años que llevamos de vida, son piernas maduras y no de niño. Reparten el peso en la posición debida, me yerguen y continúan acarreándome a casa. Una de mis manos se adelanta a abrir la puerta y espera llegar a la cerradura. La puerta se abre al pasillo como una boca de lobo.
Al fondo de la garganta está la cueva en la que duermo ¿Por qué te traería a un lugar como este? ¿Por qué te espero si no estoy listo para recibirte?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Graffiti

Perseguidores

La muerte de la palabra