El corazón en una caja ya no es corazón

En tus ojos el tiempo se detuvo
Mi alma presa espesa la sangre
Me despido de todo
Siento tu nombre en mi garganta
Pero no se cómo llamarte
Mi corazón está en tus manos
Lo único que te pido
Es que me tomes
Quiero sentir el calor de tu bolsillo
El suave roce de tu cuello
Bailar con tus delicados dedos
O el destino que elijas para mí
Pero que sea tu mandato
y me tengas en tus palabras
Porque lo he sido todo y ya no
Ante vos me encuentro vacío
Descubro mi insignificancia
Pierdo mi nombre
Dame uno
Dame un nombre que corresponda tu voz
Rodeame en tus brazos y llevame
Alzá por tu garganta el cálido aire de tu corazón
Invocame y haceme inmortal en tu voluntad
Haceme invencible con tu requerimiento
Mis rodillas son para hincarme ante vos








04/14

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Graffiti

Perseguidores

Catala